6 autores cuyo mejor trabajo se publicó tras su muerte

  • Cuando el éxito llega demasiado tarde.
  • Algunos nunca buscaron renombre alguno.

Flores en el cementerio.

La labor del escritor es larga y llena de altibajos. Los hay que escriben por placer, los hay que lo hacen por necesidad; algunos necesitan del reconocimiento del público y otros se conforman con saber que han terminado una buena obra. Sea como sea, lo cierto es que hay una serie de grandes autores que jamás supieron cómo sus novelas y poemas iban a convertirse en libros de referencia para millones de personas. Hoy os contamos su historia.

El maestro y Margarita es una novela que no podemos dejar de recomendar. Es una obra maestra que Mikhail Bulgakov no pudo ver publicada en vida, debido a la censura de la Unión Soviética. Esta sátira magnífica tuvo que ver la luz maltratada y mutilada, y pese a todo se convirtió en un éxito mundial que hoy en día podemos disfrutar de manera completa.

El caso de Sylvia Plath es trágico debido a su suicidio. Si bien La campana de cristal apareció en vida de la poeta, lo cierto es que Plath era más una excelente poeta que narradora. Ariel fue el primero de los poemarios que apareció tras su muerte. En 1982 recibió un Pulitzer póstumo por la recopilación de sus poemas. Es una de las obras más importantes de la poesía estadounidense del siglo XX.

La conjura de los necios es una obra tan magistral como compleja, tan valiente como difícil. John Kennedy Toole se quitó la vida tras intentar, sin éxito, vender esta novela a alguna editorial. Solo la insistencia de su madre, que tardó años en lograr que viera la luz, permitió que hoy millones de personas hayan disfrutado de un libro que consiguió el Premio Pulitzer en 1980, 11 años tras la muerte de Toole.

Encerrada en casa, sin apenas contacto con el exterior, Emily Dickinson creó un extraordinario corpus poético que no fue conocido hasta después de su muerte en 1886. Su hermana Lavinia tenía instrucciones de destruir su correspondencia, pero no había directrices sobre los poemas, así que comenzó a publicarlos. En 1955 apareció la versión más conocida hoy en día de sus obras completas, un clásico absoluto.

De Roberto Bolaño han aparecido varias obras tras su muerte, pero ninguna de ellas es comparable a la monumental 2066, que quedó parcialmente inacabada, a falta de corregir gran parte del libro. Está considerado uno de los grandes libros de las últimas décadas y que ha servido para afianzar la figura de Bolaño dentro de la historia de la literatura.

Stieg Larsson acababa de entregarle a su editor la tercera parte de la trilogía Millenium cuando sufrió un ataque al corazón que acabó con su vida. Nadie podía imaginar que sus novelas se iban a convertir en un fenómeno mundial, revitalizando la novela negra y siendo adaptadas al cine en forma de superproducción.

Hay más autores, por supuesto, como Franz Kafka, que nunca quiso que sus novelas fueran editadas, o Irène Némirovsky, cuya Suite Francesa permaneció en el olvido tras su detención y asesinato en el campo de Auschwitz, hasta que su hija, 50 años más tarde, decidió recuperarla para el mundo. ¿Qué autor conoces a quien el éxito le haya llegado de manera póstuma? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Vía: LitHub

Powered by WPeMatico

AdSense