El libro más grande del mundo está en Myanmar

  • Se encuentra en la pagoda de Kuthodaw.
  • Está formado por cientos de losetas de piedra.

Estupas de la pagoda de Kuthodaw.

Ya os hemos hablado en otras ocasiones de libros extremadamente largos, con miles de páginas, o de volúmenes de tamaño gigantesco y sobrehumano. Sin embargo, en esta ocasión, os traemos una curiosidad impresionante: el libro más grande -en tamaño- de todo el mundo. Es, sin duda, un elemento singular y que podemos encontrar como parte de una hermosa pagoda en Myanmar, la antigua Birmania, objeto de peregrinaje y veneración.

La pagoda de Kuthodaw se construyó a mediados del siglo XIX, para ser concretos, en 1857, por el rey Mindon Min. Ya desde el exterior se puede adivinar el esfuerzo que supuso crear este edificio, ya que está completamente forrado en dorado, lo que da la impresión de que está completamente construida en oro.

Sin embargo, el verdadero tesoro podemos encontrarlo una vez nos acercamos, alrededor de las estupas que rodean su base. Una estupa es una pequeña construcción dedicada como relicario. En la pagoda, están rodeadas de 730 losetas de mármol cubiertas por ambos lados de una densa escritura. 729 de las losetas contienen el texto y la restante explica la creación al completo.

Todas juntas, exponen el canon del Budismo Theravada, su tipitaka, que significa “tres cestas”, lo que es una referencia a las cestas donde se guardaban las enseñanzas originales del budismo. Cada una de las losetas tiene metro y medio de altura y casi 13 centímetros de ancho.

Cuando se terminaron las losetas en el año 1868, cada línea de la escritura tallada en el mármol se rellenó con tinta de oro, y el conjunto se decoró con piedras preciosas, como rubíes o diamantes. Por desgracia, la invasión británica del país a finales de siglo produjo saqueos y robos en toda la zona, por lo que hoy en día no queda nada de aquella hermosa decoración.

En cualquier caso, este libro gigantesco sigue en pie, y la escritura ha sido vuelta a rellenar con tinta negra, para que, aunque la antigua opulencia haya desaparecido, el mensaje de la escritura se mantenga vivo para las futuras generaciones.

Vía: Atlas Obscura

Powered by WPeMatico

AdSense