La otra versión de Drácula que pocos conocen

AdSense

  • Una oscura traducción islandesa presenta interesantes cambios.
  • Puede que esté basada en una copia no conocida de Stoker.
Abadía en ruinas en la que se desarrolla parte de Drácula.

Drácula, la mítica historia sobre el vampiro moderno, se publicó en 1897, convirtiéndose casi al instante en uno de los libros más famosos de la historia. Su paso por el teatro, el cine y la televisión ha conseguido que su historia sea parte de la cultura popular en prácticamente todo el mundo. Pero, pese a su edad centenaria, siguen apareciendo interesantes novedades, como la que afecta a una de sus primeras traducciones.

En Islandia, Drácula apareció unos pocos años más tarde que en Inglaterra, gracias al interés de Valdimar Ásmundsson, un traductor local que había descubierto el éxito de la obra de Stoker y estaba impaciente por presentar una traducción propia. Con el beneplácito del autor y la editorial, Drácula se publicó en formato de serial, logrando un éxito espectacular en toda Islandia.

Hasta aquí, todo parece normal. Pero lo que pocos saben es que esa primera traducción de Drácula al islandés, titulada Los poderes de la oscuridad, era bastante diferente a la narración que el resto del mundo estaba comenzando a disfrutar. La obra contaba con prólogo del mismo Stoker y, al parecer, mantuvo una buena relación con su traductor. Pero la obra… no era la misma.

Un análisis reciente de este viejo trabajo ha sacado a la luz que se utilizaron nombres diferentes para los personajes, que el estilo era más conciso y con menos circunloquios y con dosis más altas de erotismo. Algunos académicos han apuntado a que quizá el traductor se tomó muchas licencias, pero lo que parece ser en realidad es que Stoker le mandó una versión posterior de la novela, sobre la que trabajaron los dos para obtener el resultado final.

Así pues, el Drácula islandés, que se convirtió en punta de lanza para su publicación en los Países Nórdicos, era diferente del que todos conocemos. De hecho, se cree que existe al menos otra versión en sueco que también deriva de la misma versión y que sería un año anterior a la islandesa.

Desde luego, sería de lo más interesante que alguien se atreviera con una traducción de vuelta al inglés, o al español, para poder disfrutar de esta segunda y más atrevida versión del mito de Drácula.

Alfredo Álamo

en

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

Powered by WPeMatico

eBay